POR TEMAS

martes, 14 de febrero de 2012

EL MUÑECO QUE LE HIZO BURLA

Sin perder más tiempo deberíamos mandar las tropas a París. Nos pueden obligar a subir el IVA, a retrasar la edad de jubilación, a reformar nuestros bancos y nuestro mercado laboral, pero que no nos toquen a nuestros superdeportistas triunfadores en todo el mundo mundial. Hasta aquí el tono sarcástico.

Al parecer unos muñecos en una televisión francesa pueden hacer que este país clame al cielo, que el gobierno pida una explicación oficial y que nos enfademos mucho mucho hasta dejar de respirar.

El "deporte español", que tantos éxitos nos ha dado, está compuesto por personas particulares, por lo que parece buena gente en general, que han conseguido triunfar donde antes ni se conocía al deporte español. Pero no nos engañemos, se ha juntado una generación de deportistas excelente que no tiene porqué repetirse (o sí) ni durar para siempre (eso seguro que no)


Si un muñeco, en un programa de un canal de una televisión francesa, saca la lengua a un deportista español no se le puede denunciar ante la Corte Internacional de Justicia por malo. Queda ridículo.

Pero aquí tenemos tendencia a entonar el "a por los franceses" en cuanto surge la mínima oportunidad. Porque aquí sabemos que "los franceses" (concepto que no estaría mal que se definiera)  nos tienen una profunda envidia pues al parecer no les dejamos ganar las competiciones deportivas que organizan. Y eso les enfada mucho, mucho. Están todo el día pensando en eso. Otra cosa no, pero aquí les conocemos bien... ¿o no?

No nos vendría mal envidiar el tejido productivo francés, mucho más flexible que el nuestro, que les permite mejores sueldos y mayor estado del bienestar. A lo mejor envidiándolo intentábamos imitarlo y hacíamos de este país algo más que un vendedor de sombrillas (para el sol), ladrillos (para las viviendas) y deportistas (para el ego).

Respecto al dopage en el ciclismo español: Alejandro Valverde, Óscar Sevilla, Roberto Heras, Manuel "Triqui" Beltrán, Ibán Mayo, Mikel Astarloza... La operación puerto, un caso muy sucio y lamentable de dopaje en el ciclismo español y que lo va a marcar por mucho tiempo. La desconfianza se gana a pulso. Yo creo que Contador no se ha dopado pero tampoco tengo pruebas. Le creo porque quiero hacerlo, sin más(1). No justifico con esto que se acuse a deportistas que nada han tenido que ver nunca con el dopaje. Pero cuanto más caso y más importancia se le dé a un chiste de un muñeco, más importancia tendrá. Y no la tiene. El ministro de Educación, Cultura y Deporte se ha ganado un guiñol en el conocido canal francés de televisión.

(1) Lo creo porque pudiendo haber aceptado un año de suspensión y la pérdida del Tour del 2010 prefirió demostrar su inocencia. Inocente fue cuando creyó que podría probar que el clenbuterol encontrado en su sangre provenía de un filete con gordo, duro y que se le hizo bola,  que le habían traído directamente de una carnicería donostiarra . Pero eso es difícil de probar y alguien se lo tenía que haber explicado.

4 comentarios:

  1. No son los muñecos, son los que manejan a los muñecos, ¿porque algo de pelusilla tiene que haber, no crees?

    Los gabachos no suelen hacer esas gracietas de forma tan inocente y sistemática sin un fin determinado, de todas maneras y sin querer entrar en polémicas,

    ¡¡¡que les den¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Yo tambien pienso que las burlas no se hacen "porque sí". Con otros paises o politicos "no se meten"...
    Los españoles tenemos mucho descrédito en el exterior, y es que es verdad que nos lo hemos ganado en este pais de pandereta,politicuchos, poca seriedad en el trabajo y, lo peor , orgullo y envidias entre los mismos españoles. Ya podemos hincar el codo y usar ese orgullo para sacar al pais adelante (y los primeros a sacar, a los politicos)

    En cuanto a Contador, tengo mis dudas de si el CIS o la UCi no habria intervenido a pesar de la sancion por un año de la RFEC
    Un saludo
    Jorge

    ResponderEliminar
  3. "Los gabachos no suelen hacer esas gracietas de forma tan inocente y sistemática sin un fin determinado" supone un conocimiento profundo de la forma de pensar y de actuar de los franceses (¿de todos?), además de una clara predisposición a la descalificación, puesto que aquí la RAE indica en la cuarta acepción de la palabra:

    gabacho, cha:
    4. adj. despect. coloq. francés


    Desde mi desconocimiento de los franceses estoy convencido de que unos admirarán España, otros la odiarán y a otros les dará igual.

    Es como si dijéramos que todos los franceses piensan y actúan como Sarcozy o como el director del canal francés en cuestión, o que todos los españoles pensamos como Rajoy.

    Estoy de acuerdo en la mala fama que nos hemos creado y es trabajo de los políticos, no de los deportistas, cambiarla.

    Los deportistas van y vienen, los políticos los ponemos nosotros. Los que están hoy y los que estaban ayer han demostrado su incompetencia. Necesitamos otros.

    ResponderEliminar
  4. obviamente no me refería al conjunto de el pueblo francés al que en muchos aspectos aprecio y admiro, así pensé que se entendería y comprendería.

    Aunque he leido un poco de la historia y de la literatura francesa, he de reconocer que no conozco a todos y cada uno de los franceses en particular así como tampoco a sus respectivos primos y cuñados, por lo cual,

    Rectifico y me ratifico:

    Una minoría insignificante de franchutes ó mandriles de origen francés no suelen hacer esas gracietas de forma tan inocente y sitemática sin un fin determinado escudandose detrás de unas marionetas.

    Pues eso.

    ResponderEliminar

Por favor, firma tus comentarios. En caso de no hacerlo estos podrán ser eliminados.

CANAL YOUTUBE

Loading...

CANAL MTB VIMEO